A diferencia de la convocatoria de 2015 para realizar el examen de Desempeño Docente —cuando fue obligatorio presentarlo—, en 2016 se dio oportunidad para que los maestros de educación básica se acercaran voluntariamente a hacerlo.

“El año pasado hubo una convocatoria para que los profesores se inscribieran de manera voluntaria y el total de evaluados en Jalisco fue de mil 990. Es importante resaltar que, a pesar de que era de manera voluntaria, decidieron evaluarse, lo que rompe con la percepción de 2015, cuando no querían hacerlo”, comentó María Teresa Orozco López, directora del Servicio Profesional Docente de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ).

Otro aspecto importante de esta evaluación es que los resultados favorables se elevaron, en comparación con la anterior. “Tuvimos un 13% de maestros ‘destacados’, a diferencia de 2015, cuando hubo entre nueve y 10%; también hubo un aumento en ‘buenos’, que fueron como 55% de los que presentaron el examen”.

La funcionaria comenta que este ejercicio ayuda a los docentes, sobre todo a los que resultan con calificaciones de “destacados”, ya que reciben un incentivo de 35% por arriba de su sueldo y pueden obtener una mayor cantidad de horas. Además, quienes imparten clases en educación secundaria y obtienen un resultado “bueno”, pueden también adquirir mayor carga horaria.

Este años se aplicará una nueva evaluación, la cual tendrá un carácter obligatorio para quien sea citado. En 2016 separaron de su cargo a 70 maestros por no presentarse a realizar la prueba de 2015.

Cumple un reto profesional

Marina Belén de Santos Meraz imparte clases en la Escuela Secundaria Mixta 14 y fue una de las docentes que obtuvo un puntaje “destacado” en el examen de desempeño, que se llevó a cabo en 2016.

Ella, como otros mil 990 docentes y directores, se inscribió para hacer el examen voluntariamente, sin necesidad de ser citada directamente. Esto, dice, lo hizo como un reto.

“Me hizo reflexionar sobre mi práctica docente, además retomas lo que debería tener un profesor y son preguntas que vivimos en el día a día, entonces a mí se me hizo fácil”.

Estar entre los mejores docentes la llena de orgullo y anima a otros a “perder el miedo. Este tipo de exámenes es un reto para nosotros; sí es importante saber en dónde estamos, porque a veces pensamos que somos los mejores maestros y no es cierto. Además, es una buena oportunidad, yo no sería maestra si las evaluaciones no estuvieran, porque yo vengo de estos exámenes de oposición”.

Ahora Marina Belén espera a que la Secretaría de Educación la mande llamar para saber cuáles serán los beneficios que obtendrá por sus resultados.

Un esfuerzo familiar

Claudia Angélica Estrada Uribe es docente en la Escuela Secundaria Mixta 73, ella realizó el examen de desempeño tras meses de arduo trabajo y apoyo familiar.

Pero todo el esfuerzo valió la pena, ya que obtuvo un resultado “destacado” en el examen, con lo que tendrá derecho a un incremento salarial y a conseguir más horas clase.

“Hay que aceptar cambios si de cualquier manera se van a dar. Creo que es sólo cuestión de checar lo que piden, compararlo con lo que haces y perder el miedo. Y pues nos están ofreciendo estímulos económicos, es una forma de decir ‘tantos años, tanto esfuerzo, por lo menos que se me retribuya’”.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here