El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, afirmó que mientras en el Sur del país continúa la resistencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) hacia la Reforma Educativa, la mayor parte del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) la apoya.

“Han entendido la necesidad de cambiar, de modernizarse, de sumarse a esta reforma y de entender que debe haber una nueva relación entre el Estado y el magisterio que ya no sea clientelar y corporativa, sino de derechos y obligaciones claras centrados en el mérito y la transparencia”.

Nuño, quien estuvo en la ciudad y aprovechó para visitar la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), dijo que la resistencia del CNTE se debe a que sus integrantes se niegan a dejar de controlar el otorgamiento de direcciones y supervisiones para maestros y la herencia y la venta de plazas.

“Las diferencias regionales y culturales del país caben en el sistema educativo. Eso no quiere decir que se permita que siga habiendo venta y herencia de plazas bajo un argumento cultural que es falso. Cuando hablamos de eso es adaptarnos a las condiciones regionales, darle autonomía de gestión a las escuelas para que puedan tener una creatividad propia que responda a su cultura, a su realidad regional y económica, pero bajo un mismo piso en donde rompamos con esa estructura clientelar”.

Sin embargo, el funcionario resaltó que tomará tiempo ver los avances, pues hace 40 años el Gobierno de Corea implementó una medida similar y comenzó a tener éxito 15 o 20 años después de ponerla en marcha.

Nuño destacó que, para que no se caiga la Reforma Educativa, el Gobierno federal debe mantener la lógica de cambiar el sistema clientelar por uno meritocrático, ahondar en la capacitación y formación continua de los maestros y seguir con la reestructuración de las escuelas.

informador

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here