La competencia por un lugar en las aulas de una universidad pública cada día es más disputada por el aumento de los aspirantes y la reducción de los espacios. Un ejemplo de esta problemática se puede analizar con la lista de los admitidos a la Universidad de Guadalajara en el calendario 2016 A, donde un total de 34,314 jóvenes aplicaron para ingresar y sólo 15,528 fueron admitidos; es decir, sólo el 45.25% logró acceder a una educación media superior pública, mientras que más de la mitad de ellos se ven en la necesidad de buscar otras opciones para lograr sus metas o abandonar la posibilidad de un estudio universitario.

Las universidades privadas se convierten en una alternativa digna de considerar por quienes no desean poner en espera sus estudios y quieren obtener una educación que les permita acceder, en un futuro, a un empleo con altas oportunidades de crecimiento tanto profesional como personal. La instrucción universitaria es la llave que permite desarrollar mayores habilidades y competencias que exige el mercado laboral de hoy.

Si bien la educación pública ofrece la ventaja de contar con financiamiento ajeno al estudiantado y así no presionar a sus alumnos con cuestiones no académicas, muchas universidades privadas se han comprometido a dar acceso a mayor número de personas a una educación superior de calidad a través de modalidades que apoyan al estudiante con el pago de la colegiatura, o cuentan con programas de financiamiento o créditos educativos, además de becas por promedio.

La Universidad Tecnológica de México (UNITEC) ha becado hasta el 40% de sus alumnos de primer ingreso, pues cuenta con la opción de beca por desempeño académico con sólo comprobar su promedio de secundaria o preparatoria. Además, acerca a los jóvenes a financieras educativas para que puedan estructurar un plan de pagos con plazos que respondan a sus necesidades económicas. También ofrece un programa que posibilita la adquisición de experiencia profesional mientras el alumno estudia y consiste en apoyarlo a conseguir un empleo de medio tiempo.

Existen modalidades de estudio que se basan en planes cuatrimestrales que permiten al interesado inscribirse en tres periodos anualmente: enero, mayo y septiembre. También se debe considerar las diferentes opciones de estudio, como las universidades que ofrecen licenciaturas en línea, ideal para quien no puede asistir presencialmente a clase por cuestiones de horario o distancia. El estudiante puede elegir la forma en la que estudiará según su situación de vida.

Apoyar en el pago de la colegiatura, opciones de financiamiento, horarios flexibles para combinar el trabajo con la educación, financiamientos educativos, son algunas de las ventajas que ofrecen ciertas universidades privadas que hacen de éstas una elección viable ante el limitado cupo en la educación pública y que permiten a los aspirantes obtener una educación universitaria para construir sus anhelos.

INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here