Muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

Señor rector muchísimas gracias por permitirnos esta oportunidad de firmar estos convenios.

Ahorita hablaremos de ellos, pero particularmente del honor de poder estar aquí en nuestra máxima casa de estudios.

Es para mí, de verdad, un verdadero honor, una gran emoción estar aquí en la Universidad Nacional Autónoma de México, el día de hoy estar en la Rectoría. Una universidad que además de todo lo que representa para nuestro país, en lo personal para mí representa mucho. Es una universidad que quiero entrañablemente. Que conocí casi desde que nací. Mi mamá es investigadora-profesora de la universidad, desde antes que yo naciera ha trabajado aquí.

Desde muy chico recorrí sus jardines, los espacios particularmente de limas que es donde trabaja mi mamá, que se dedica a la Historia de la Ciencia.

Siempre le hemos ido a los Pumas, no hay otro, así es que el estar hoy aquí en un evento oficial, es para mí un verdadero honor.

Un honor que además, de verdad, lo tengo muy sentido, con mucho amor a esta universidad que queremos todos los mexicanos que respetamos, que está a la vanguardia y encabeza la producción de ciencia, de investigación básica, fundamental para nuestro país, a la vanguardia en educación, en fin qué se puede decir.

Pero que además personalmente está entrañablemente en mi corazón y estar hoy aquí con ustedes es un honor. Muchas gracias por la invitación señor rector, muchas gracias.

Saludo y me da mucho gusto a todos los que nos acompañan. Al señor secretario general, Leonardo, muchas gracias doctor, a la abogada general muchas gracias doctora por estar aquí. A la directora de la Facultad de Ciencias, a la doctora Rosaura Ruíz, muchas gracias, al señor director de la Facultad de Química, doctor Jorge Vázquez, muchas gracias, Enrique del Val, gracias por estar aquí.

Muchas gracias señor director de la Facultad de Derecho muchas gracias. Raúl de Difusión Cultural; a la doctora que encabeza el Departamento de Lenguas, muchas gracias.

Un convenio muy importante a todos quienes nos acompañan, los funcionarios de la Secretaría de Educación Pública. Les agradezco mucho que estén aquí y además agradezco mucho la cortesía del señor rector de haber invitado a mi mamá a este evento, a la doctora Leticia Mayer. Muchas gracias señor rector.

Cuando hablamos y hoy vivimos momentos, lo sabemos críticos y fundamentales para el presente y para el futuro de México. Y es un momento sin duda, que a todos nos convoca a la unidad.

México está enfrentando un cambio y en muchos aspectos, una amenaza desde el exterior que nos convoca a unirnos, que nos convoca a estar juntos.

Y me parece que cuando se habla de esta unidad. Cuando se habla de unidad nacional, una de las mejores maneras de aterrizarla y de darle contenido es que la unidad nacional sea a través de la educación.

Más allá de la coyuntura que hoy enfrenta nuestro país y de las que va a seguir enfrentando en el futuro como las ha enfrentado en el pasado.

La mejor respuesta que podemos tener en nuestra fortaleza interna y no hay mayor fortaleza interna que una educación sólida, una educación de calidad, un nivel de investigación de ciencia, de capacidad de producir nuestro propio conocimiento como la fuente de nuestra fortaleza.

En ese aspecto en muchos sentidos, los convenios y el evento en el que hoy estamos y que estamos juntos la Universidad Nacional Autónoma de México y la Secretaría de Educación Pública reflejan esto, la unidad a través de la educación, la unidad a través de la ciencia, la unidad a través del conocimiento.

Y la mejor forma de enfrentar estos retos, estas amenazas y de llevar a la práctica una unidad a través de la educación tiene que ser buscar que México pueda salir al mundo y México también pueda recibir al mundo.

Ese es el reto del día de hoy. El reto no es encerrarnos. El reto no es atrincherarnos, al contrario el reto es demostrar nuestras fortalezas y salir al mundo.

Salir a competir con más fuerza, demostrar que podemos ser los mejores frente a quién sea y donde sea como país y como individuos. Y también demostrar que estamos abiertos al mundo no solamente porque aquí sí somos tolerantes y queremos que el mundo venga a México.

Y tenemos la capacidad de recibir a quien sea y que venga de donde venga para poder hacer patria en nuestro país como ha pasado.

Esta universidad ha sido testigo de exilios fundamentales para el crecimiento de nuestro país.

Y esa tiene que seguir siendo nuestra visión, pero además de estar preparados para recibir al mundo con un país fuerte porque tiene una educación de calidad, porque tiene un proyecto científico que permite recibir inversiones, que permite desarrollar proyectos culturales y porque tiene las manos abiertas a todo el que quiera estar en nuestro país.

Y los convenios que hoy estamos celebrando van precisamente en esa dirección, por un lado, estamos haciendo un convenio entre el Tecnológico Nacional de México que es hoy una institución de educación superior que suma a 266 planteles en todo el país que preparan centralmente a ingenieros que van a trabajar en diversos factores, cada vez más diversos, de las industrias más diversificadas y sofisticadas de nuestro país.

Y que con este convenio, a partir del inmenso conocimiento que ha generado la Universidad Nacional Autónoma de México en su larga trayectoria de la enseñanza de diversas ingenierías, de la investigación, de la ciencia, etcétera, poder fortalecer lo que ésta haciendo el Tecnológico Nacional de México que en sus 266 planteles tiene más de medio millón de alumnos.

Si conjuntamos el Tecnológico Nacional de México con la Universidad Nacional Autónoma de México tenemos dos bastiones de la Educación Pública de nuestro país, tanto en el número de alumnos, como en la visión que tienen.

Y hoy este convenio nos ésta permitiendo fortalecerlo, con un tema adicional que ayer mencionaba. Con una fortaleza a la educación pública. En México estamos convencidos de que el proyecto de Nación se hace a través de la escuela pública, desde el preescolar hasta la universidad y el desarrollo científico.

Eso no ésta peleado con la participación privada, pero estamos convencidos que la columna vertebral es a través de la Educación Pública y en México no pensamos que la calidad educativa se da a través de la privatización.

Creemos profundamente, como se ha demostrado que se puede tener un proyecto de una alta calidad educativa a través de lo público y eso es parte de éste convenio.

Por el otro lado, estamos firmando un convenio que va a ser muy importante para las maestras y los maestros de México y los alumnos. Cuando hablamos de salir al mundo y de recibir al mundo, nada mejor que con la capacidad que tiene la UNAM, su Centro de Lenguas, nos ayuden más allá de la capacitación del idioma inglés, que es muy importante y que en próximas semanas estaremos presentando una estrategia global sobre este tema, el poder ayudar a los maestros a conocer otras lenguas.

De manera muy particular, lenguas que han estado muy lejos de nuestro país y a los que hay que acercarnos. El mandarían, lengua mayoritaria en China, y el coreano. Dos lenguas muy importantes para dos países en donde cada vez más tenemos más comercio, en donde cada vez más tenemos más oportunidades y en donde recibimos en las escuelas públicas de este país a cada vez más niños de China y de Corea.

Esta iniciativa surge, en parte, porque en las visitas que he hecho en las escuelas, nos hemos encontrado con muchos niños de origen chino y coreano que tienen problemas para integrarse a la escuela en lo que aprenden español y la propia demanda de los maestros de querer aprender coreano y mandarín para poder entender mejor a sus alumnos.

Y no solo eso, los compañeros también quieren aprender. Y ahí estamos abriendo una puerta muy importante de otra ventana del mundo que para México ha sido fundamental desde hace muchos siglos, que es el Oriente y que tenemos que fortalecer.

Y finalmente, otro convenio para fortalecer la capacitación y la formación continua de las maestras y los maestros de México en temas relacionados con la ciencia, con las matemáticas, con la tecnología, pero particularmente con la ciencia en un sentido amplio y con las matemáticas.

Un acuerdo fundamental, ya que en las próximas semanas vamos a estar presentando la versión definitiva del nuevo Modelo Educativo, que como saben presentamos una primera versión en el mes de julio del año pasado y que abrimos una amplia discusión con foros en todo el país, para que expertos y diversos actores del sector educativo nos dieran su opinión.

Y a partir de eso, enriquecer ese Nuevo Modelo Educativo, hemos venido trabajando en eso, a partir de los resultados de esos foros y en las próximas semanas, en marzo, estaremos presentando la versión definitiva.

A partir de presentar este Nuevo Modelo Educativo, vendrán los nuevos planes de estudio, los nuevos libros y materiales de texto y vendrá una capacitación fundamental a los maestros.

Una capacitación para ir teniendo un nuevo modelo pedagógico que vaya dejando a un lado la memorización para poder introducir técnicas que permitan que los niños y las niñas aprendan a aprender, aprendan a razonar, aprendan a discernir y por supuesto que puedan fortalecer sus conocimientos, no solo en temas innovadores de pedagogía, sino también en la sustancia de lo que enseñan.

De manera muy particular, lo que tiene que ver con las ciencias y con las matemáticas. Y por ello, ese tercer convenio, es absolutamente fundamental y también es parte central de salir al mundo y de recibir al mundo, maestros mejores formados y que mejor que a través de nuestra máxima casa de estudios, podrán formar a mejores niños que podrán salir y competir de tú a tú con quien sea y en donde sea y en donde también tendrán la fortaleza para que México pueda seguir recibiendo no solo capitales, sino personas de todo el mundo y ser una nación más fuerte.

Así es que, en ese sentido, creo que este es un evento importante de una visión de que la unidad nacional no es un concepto hueco, de que la unidad nacional se puede construir a través de la educación con una visión de donde deben de estar nuestras fortalezas para poder enfrentar los retos de hoy y los de mañana con la fortaleza que México merece.

Muchas gracias señor rector, le agradezco a nuestra máxima casa de estudios, a los directores que están hoy aquí con todos los que hemos firmado estos convenios, el apoyo y tener esta visión conjunta, porque si algo se necesita en estos momentos es que todo el sector educativo, encabezados por la UNAM y la Secretaría de Educación Pública, vayamos juntos por un gran proyecto educativo público en nuestro país.

Muchas gracias señor rector.

gob.mx/sep

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here