Muy buenas tardes maestras y maestros.

Hoy para mí es un día muy importante. Y hoy es un día muy importante por tres grandes razones. Y ahorita lo explicaba muy bien mi amigo el gobernador de Morelos, Graco, a quien agradezco no solamente el respaldo que dio como gobernador desde el primer momento de esta transformación educativa y que en los momentos difíciles y complicados siguió apoyando esta transformación como ahorita lo explicó, sino que también ha puesto a Morelos en la vanguardia de este cambio y de esta transformación.

Graco es un hombre que entiende muy bien, como lo decía la maestra Gabriela, maestra, esta frase que es simple, pero muy profunda de Nelson Mandela: Y es que la educación es el arma más poderosa para cambiar y para transformar el mundo.

Graco lo sabe, que la propia educación le permitió hacer realidad sus ilusiones de tener una vida política muy destacada, y hoy poderlo ayudar de esta manera en Morelos.

Así es que Graco gracias por tu apoyo, gracias por tu convicción, y gracias por creer que la educación es la llave para cambiar y para transformar a México. Muchas felicidades.

Pero, les decía, hoy es un día muy importante por tres motivos. El primero es que lo que hoy estamos viviendo no tiene precedente. La experiencia que hoy, ahorita, están viviendo todas ustedes maestras y maestros, acompañados por los medios de comunicación, por organizaciones de la sociedad civil, por el poder judicial, muchas gracias por acompañarnos. Por organizaciones de transparencia, es un acto inédito por lo que estamos pasando y éste es un gran valor de este cambio y de esta transformación educativa.

Estamos pasando de un sistema que no tenía reglas claras para el ingreso al magisterio y que al no tener reglas claras, durante muchos años, las maestras y los maestros tuvieron que pasar por muchas injusticias. El influyentismo era una manera de entrar, alguna palanca, a quien se conocía, largas esperas y colas para que a veces, hay que decirlo, una burocracia con cierta displicencia decidiera a qué escuela es a la que tenía que ir un maestro, si es que conseguía una plaza, un interinato que durante muchísimos años para diversas maestras y maestros que no podían tener una plaza de base.

Y desafortunadamente si no era generalizado, sí era una realidad presente en nuestro sistema educativo. Y eso era muy injusto para las maestras y para los maestros. Eso era muy injusto para nuestra razón de ser que son las niñas y los niños, y era muy injusto para un país que lo que busca es la democracia, la libertad y el mérito. Y lo que hoy está sucediendo es precisamente esa transformación.

Hoy, gracias a la Reforma y al Nuevo Modelo Educativo, las reglas para entrar al Servicio Profesional Docente son muy claras. Hay un examen de ingreso, una evaluación de ingreso y después como lo acabamos de ver aquí, con plena transparencia, las plazas disponibles se asignan por orden de prelación, y ustedes pueden ir escogiendo el lugar de su preferencia en función de las vacantes disponibles, y pueden escoger la región, y la escuela en función de lo que vaya, de las oportunidades que les interesen.

Y eso, maestras y maestros, que a partir de ahora se va a convertir en una práctica cotidiana, pero que hoy es un cambio excepcional. Como lo decía el gobernador el otro día en un evento parecido, esto es, entre la noche y el día, en un cambio en favor de los maestros y en justicia de las maestras y maestros que hoy se ganan su plaza por los méritos, nadie se las regala, no le tienen que pedir un favor nadie, no le tienen que rendirle cuentas a nadie más que a sus estudiantes, porque se lo han ganado a través de su mérito, de su esfuerzo. Y se han asignado las plazas con esta transparencia, por eso les reitero: es un cambio muy importante, muchos de ustedes son maestros muy jóvenes, están egresando de nuestras escuelas normales o que están egresando de una institución de educación superior; otros son maestras y maestros, seguramente, con larga experiencia en las aulas pero que no habían podido regularizar su plaza y hoy lo han logrado a través de estos concursos. Muchas felicidades.

Y esta muestra que estamos teniendo, es una muestra de cambio fundamental en favor de las niñas y de los niños, que es nuestro gran objetivo y ese es el primer punto de por qué este evento el día de hoy, aquí en Morelos, es tan importante.

El segundo, es porque esto que hoy ahorita todos ustedes, maestras y maestros y la sociedad de Morelos está presenciado y está viendo, en vivo, y cómo se asignan estas plazas de manera transparente basadas en el mérito, es algo que sin duda está sucediendo en Morelos, como lo decía hace un momento, Morelos va a la vanguardia pero es algo que ya está sucediendo en todo México. En esta asignación de plazas del mes de agosto, en toda la República, en las 32 entidades, las plazas se están entregando de esta manera.

Yo he tenido el honor, el privilegio, de estar en eventos similares en otras entidades en la Ciudad de México, en el Estado de México, en San Luis Potosí, hoy en el estado de Morelos, infortunadamente no puedo estar en todas las entidades porque son básicamente 15 días de entrega, un par de estados lo harán después porque tuvieron las evaluaciones después, pero que lo que hoy se está viviendo no es solamente un cambio en Morelos, sino es un cambio en todo el país y es algo muy importante, un cambio muy importante y muy positivo, en absolutamente todas las entidades. El día de ayer, en un acto similar, se entregaron también en un acto transparente las plazas en Oaxaca, y eso habla del avance que estamos teniendo, en justicia de las maestras y de los maestros, en justicia del mérito, sobre todo de las niñas y los niños y finalmente, porque además sé que lo que ahorita las maestras y los maestros quieren es ya pasar para que todos vayan escogiendo su plaza.

Pero déjenme concluir con lo más importante de todo, y lo más importante de todo es que muchos de ustedes será la primera ocasión que estén ya como maestros, plenamente en un aula. Va a llegar ese momento mágico en donde se va a cerrar la puerta del salón y ustedes se van a quedar con los niños y las niñas, nadie más; y va a llegar ese momento que ustedes han estado esperando durante tanto tiempo, porque como lo decía Graco y nos los explicaba muy bien Areli, ser maestro no es un empleo, es un vocación de vida y ustedes han decidido entregar su vida a los niñas, a los niños y los jóvenes de México. Y va a llegar ese momento en el que se cierra la puerta, en donde la responsabilidad de poder coadyuvar de poder de ser un facilitador para que esas niñas y esos niños aquí en Morelos y en todo México, puedan hacer realidad sus sueños, para tener una educación integral y de calidad, puedan formarse como ciudadanas y ciudadanos que sepan ejercer su libertad; es decir, que sean críticos, que sepan exigir sus derechos, pero que también conozcan sus obligaciones, respeten la ley, respeten a los demás, va a ser parte de su responsabilidad.

Pero no solo eso, sino que ustedes también van a tener que detonar todo el potencial y la creatividad que tienen esas niñas, esos niños, y los tienen que ayudar a llegar muy lejos, a que aprendan que pueden superar todos los obstáculos que tengan en la vida, a que aprendan a aprender, que sean niños que aprendan a razonar, que aprendan a discernir, que aprendan a investigar, que aprendan a generar las preguntas que deben de tener para comprender los fenómenos del mundo. Que sientan amor y pasión por aprender, que sientan amor y pasión por las matemáticas, por los libros, por la lectura, por la historia, por conocer el mundo, por saberse relacionar con los demás. Aprender a conocerse a sí mismos, a estar seguros y salir adelante.

Todo eso que además es parte también de este cambio, de esta transformación, que no solamente es en estos concursos de ingreso, en justicia de las maestras y de los maestros, sino que estamos trabajando juntos para cambiar el Modelo Educativo y que logremos precisamente eso: educar para la libertad y para la creatividad, lograr formar ciudadanos que sepan ejercer su libertad y de formar su creatividad.

Esa es, va a ser a partir de ahora su maravillosa responsabilidad. Y es por eso, que como lo dijo hace mucho tiempo, un gran educador que fue dos veces secretario de Educación, don Jaime Torres Bodet, en un evento parecido a éste, con maestras y maestros de su época y de su momento, ustedes maestras y maestros, tienen en sus manos a la República, en sus manos estará la responsabilidad de formar a los ciudadanos que van a hacer que este país sea uno de los países más exitosos del siglo XXI, porque tiene una educación de calidad que construyeron las maestras y los maestros de México en esta vocación, en este apostolado que tienen por la educación y por creer que México puede cambiar con una educación de calidad.

Sean todos ustedes bienvenidos al Servicio Profesional Docente, a la educación. Nos sentimos todos orgullosos de cada uno de ustedes, así lo deben de sentir, así lo deben de sentir sus maestras y maestros en las escuelas normales, sus familias que los han apoyado y desde luego nunca pierdan de vista que ustedes tienen la responsabilidad más importante de este país: educar.

Y que cuando el próximo lunes se cierre la puerta de ese salón, como les decía, ustedes en frente estén enfrente de sus niños, nunca pierdan de vista que ustedes van a ser la causa de que ellos logren sus metas y que eso lo han logrado por su mérito y por su esfuerzo que el día de hoy se ha visto compensado de una manera absolutamente transparente.

Muchas felicidades a todas y a todos.

gob.mx/sep

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here