La educación es la herramienta más poderosa de la humanidad, y debe adaptarse para ayudar a resolver los problemas apremiantes como la desigualdad económica, los fanatismos, y la intolerancia cultural y religiosa, sostuvo el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Ofreció datos de la UNESCO que señalan que si los estudiantes de países de bajos ingresos terminaran su escolaridad con habilidades básicas de lectura, la pobreza mundial podría reducirse en un 12 por ciento, y si la población con educación secundaria incrementara en un 10 por ciento, el riesgo de guerra se reduciría en un tres por ciento.

Cada año de escolaridad incrementa las ganancias de un individuo en un 10 por ciento, y en general eleva el PIB de un país en un 0.37 por ciento, añadió el rector Graue en la gira de trabajo por Marruecos donde dictó una conferencia magistral en la Universidad Mohammed V de Rabat.

A través de un comunicado de la máxima casa de estudios del país hizo énfasis al señalar que los organismos internacionales, sociedad civil, sector privado y gobiernos deben fomentar la convivencia pacífica y tolerante, a favor del respeto y la dignidad humana.

En ese sentido, dijo que la cooperación académica entre ambas naciones puede resolver problemas análogos y aspiraciones conjuntas. Estableció que la educación es la herramienta más poderosa de la humanidad.

“Es necesario dar a la educación una perspectiva internacional, con una orientación humanista, que fomente la sustentabilidad y la tolerancia”, afirmó ante estudiantes y académicos de esa casa de estudios en la cual expuso que no solo corresponde a las universidades, sino también a los organismos internacionales, la sociedad civil, el sector privado y los gobiernos.

Ello, a fin de formar a los jóvenes en la convivencia pacífica y tolerante, a favor del respeto y la dignidad humana, la igualdad de derechos y justicia social, la solidaridad internacional y la responsabilidad compartida. “Nuestro compromiso debe estar fincado en estrategias que respondan a demandas presentes sin comprometer las necesidades de futuras generaciones”, aseguró.

Función social de la universidad en los países emergentes y la ventana de oportunidad que ofrece la cooperación académica México-Marruecos, fue el nombre de la conferencia en la que ofreció datos de la UNESCO:

Mencionó que en un sentido enfáticamente literal, la educación salva vidas. “Los hijos de madres educadas, por ejemplo, tienen una probabilidad más alta de ser vacunados y más baja de sufrir malnutrición”, apuntó.

Destacó que los beneficios de la educación se manifiestan en todas las escalas y tras exponer la relevancia de la UNAM en la historia y la educación superior de México, también apuntó que la nación tiene como reto ampliar la matrícula en ese nivel.

Mencionó que en los próximos dos años se requieren abrir en nuestro país 250 mil nuevos lugares al año para alcanzar la cobertura al 40 por ciento en educación superior, la meta establecida por la presente administración.

Al hablar de los problemas comunes y aspiraciones conjuntas de ambas naciones, explicó que Marruecos tiene una expectativa de escolaridad de 11.6 años, pero debe mejorar la tasa bruta de matriculación en la educación terciaria, del 16 por ciento, ya que en los países árabes alcanza el 29 por ciento.

Nuestras instituciones, públicas y gratuitas, deben ejercer su voluntad de fomentar una cooperación académica. Esperemos que con el tiempo las iniciativas se multipliquen, para continuar demostrando cómo el diálogo sur-sur puede contribuir a generar vínculos importantes y enfrentar problemas, expresó.

Antes de concluir, hizo un llamado a trabajar conjuntamente de manera institucional, nacional y global para progresar y buscar el enriquecimiento cultural, político, económico, civil y humano.

INFORMADOR.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here