El Secretario de Educación de la Ciudad de México (SEDU), Mauricio Rodríguez Alonso informó que a la brevedad se presentará la propuesta del Modelo de Educación Inicial, a fin de que los encargados de los Centros Comunitarios puedan conocerla y enriquecerla con sus experiencias y logros.

Durante el Taller “Educar con límites y amor para un sano crecimiento emocional”, en el que participaron 130 Coordinadores de Centros Comunitarios y que se realizó en la Escuela para Padres de la CDMX, Rodríguez Alonso destacó la importancia de que tanto los cuidadores como los padres de familia tengan acceso a esta información para dar una mejor educación emocional a los pequeños, labor que empieza desde los 0 a 6 años de edad.

“El tema de educación inicial tendrá un proceso, estamos teniendo estas charlas, estamos construyendo un proyecto de Modelo de Educación Inicial. Lo que queremos es compartirlo con ustedes, que lo conozcan y que lo opinen. Lo que ustedes viven día a día, lo que les toca atender, las problemáticas que ven también las queremos conocer y queremos que ese modelo sirva de referente no sólo para la Ciudad de México también para otros estados de la República”.

En esta ocasión, el Taller impartido por Leonardo Lee, de la Fundación Criantia, expuso a los asistentes la importancia de atender y fomentar el desarrollo de la educación inicial desde el primer día de vida y al menos a los seis años, para dejar a los pequeños con la madurez suficiente para que ingresen a la escuela primaria.

Destacó que si bien los cinco años son importantes, los primeros 12 meses son fundamentales para que se realice el desarrollo de la estructura inconsciente- emocional.

La formación de la estructura emocional, expuso, dilata hasta los 11 años, no obstante las bases se deberían formar antes de los 6 años. De acuerdo con el especialista, que fue quien creó el Modelo, se pueden distinguir dos etapas, la primera que va desde 0 a los 2 años, cuando los bebés son completamente dependientes y es momento de ayudarles a formar vínculos con el cuidador primario, que suele ser la mamá, así como de atender sus demandas físicas y emocionales.

En la segunda etapa, que es de los 2 a 5 años, se considera que es el momento para dar a los pequeños más responsabilidades acorde con su edad, dejar que se independicen conforme aprenden a realizar ciertas labores básicas, también es el tiempo idóneo para poner límites en la conducta.

Conseguir el desarrollo de niños y niñas emocionalmente sanos, es fundamental y se consigue tanto en el trabajo en casa como con los Coordinadores de los Centros Comunitarios, a quienes les reconoció su esfuerzo. “Ustedes realizan una labor impresionante, cada niño es una oportunidad de futuro”, dijo Lee.

INFORMADOR.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here