Muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

Es para mí un honor estar aquí en La Paz, en Baja California Sur, y quiero saludar a mi amigo el señor gobernador. Muchas gracias gobernador por esta invitación y sobre todo muchas gracias por tu trabajo en favor de la educación.

Hemos logrado una muy buena relación, una gran coordinación y me consta el nivel de prioridad que tiene para ti la educación, particularmente en un estado que afortunadamente ésta teniendo un crecimiento acelerado. Crece económicamente, particularmente en la zona de Los Cabos, pero también aquí en La Paz y eso hace que tengamos un reto educativo importante, pero del cual ésta muy pendiente el señor gobernador a quien reconozco su trabajo.

Muchas gracias gobernador y gracias por la invitación.

Señor secretario muchas gracias, gracias por su trabajo. Saludo también con mucho gusto a todos los funcionarios del estado de Baja California Sur que nos acompañan. A mis amigos, compañeros delegados federales muchas a todos por estar aquí y acompañarnos. Y les reitero mi felicitación por su trabajo en favor del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Saludo por supuesto con mucho gusto al líder del magisterio, muchas gracias por acompañarnos. A las maestras y maestros que están hoy aquí con nosotros, muchas gracias por acompañarnos. A las madres y padres de familia y sobre todo a las niñas y a los niños que están hoy aquí con nosotros. Muchas gracias por acompañarnos. Gracias por estar aquí, muchas gracias Regina por tus palabras, señora muchas felicidades y gracias por estar aquí.

Veíamos hace un momento el video sobre el Nuevo Modelo Educativo. Déjenme platicarles y simplemente a manera de introducción un poco de dónde venimos y porque es tan necesario el Nuevo Modelo Educativo, que es parte de la Reforma Educativa.

Hace poco menos de 100 años, en 1921, se fundó la Secretaría de Educación Pública. La fundó el presidente Álvaro Obregón y el primer secretario de Educación Pública fue José Vasconcelos.

En ese entonces, México estaba saliendo de la Revolución, era un país con más o menos 15 millones de habitantes, de los cuales más del 70 por ciento, casi el 80 por ciento, era analfabeta. No sabían leer ni escribir y menos del 30 por ciento de los niños iba a las escuelas.

Y en ese contexto, como una de las primeras instituciones de la Revolución Mexicana, se creó la Secretaría de Educación Pública y el objetivo era ese, crear un sistema de educación para todo el país.

El sueño de ese momento, la utopía que tuvieron Obregón y Vasconcelos, fue que cada rincón del país hubiera un maestro y hubiera una escuela. Hoy a poco menos de 100 años de distancia de ese momento, con un país que tiene ya 120 millones habitantes y que es uno de los 15 países más grandes del mundo, tenemos uno de los cinco sistemas de educación pública más grandes del mundo.

Después de Estados Unidos, China, la India y Brasil, México es el quinto país con el sistema de educación pública más grande del mundo. Hoy somos 34 millones de alumnos, el doble del tamaño de un país como Chile, por ejemplo, dos millones de maestros y más de 260 mil escuelas en todo el país.

Hoy ese sueño que tuvieron en algún momento Obregón y Vasconcelos se hizo realidad. Hoy tenemos cobertura universal de primaria y hoy prácticamente en todos los rincones del país hay una escuela y hay un maestro.

Hemos avanzado en las coberturas, en secundaria también tenemos prácticamente cobertura universal. En el bachillerato, en Educación Media Superior, cuando inicio el gobierno del presidente Peña había 64 por ciento de cobertura, ayer se hizo un anuncio importante, porque ayer anuncie que habíamos llegado al 82 por ciento de cobertura cuando la meta era de 80 por ciento.

De ese tamaño es nuestro sistema educativo, claro que nos sigue faltando, necesitamos llegar a una cobertura del 100 por ciento en el bachillerato, ese es el objetivo y esta trazado para el año 2021 y necesitamos llegar por lo menos al 50 por ciento en Educación Superior que hoy es del 36 por ciento.

Pero ya es un gran sistema educativo y fue en parte el legado del siglo XX, del esfuerzo y del trabajo sobre todo de muchas maestras y maestros que han estado presentes en la construcción de México en todo momento.

Sin embargo, dicho esto que es muy importante había que reconocer que para las exigencias del siglo XXI. Un siglo plenamente globalizado, un siglo en donde necesitamos competir de frente contra otras naciones, un siglo en donde necesitamos tener un país mucho más productivo, en donde además tenemos hoy un país mucho más democrático que exige también una ciudadanía que sepa demandar y exigir sus derechos, pero que también sepa cumplir con sus obligaciones.

En ese nuevo contexto, el sistema educativo que teníamos, que lo que tuvo sus grandes logros, quedo en muchos aspectos, agotado. Y la calidad de la educación no era la que queríamos, lo teníamos que reconocer y eso se puede ver, por ejemplo, en las Prueba PISA internacional, en donde nuestro país no obtenía los lugares en donde queremos estar o en evaluaciones nacionales de desempeño de nuestros niños y nuestras niñas que no alcanzaban los lugares en donde queríamos estar.

Y por eso era tan importante hacer esta transformación. Por un elemento más que teníamos que reconocer, que la educación en muchos aspectos, no como quisiéramos, dejó de ser la palanca de movilidad social más fuerte que tenía nuestro país y al contrario, en muchos aspectos, en lugar de romper con la desigualdad, la estaba reproduciendo.

Y por eso era tan importante hacer la Reforma Educativa y ahora el Nuevo Modelo Educativo es parte de esta transformación.

¿En qué consiste, en síntesis, este Nuevo Modelo? Consiste, en primer lugar, en un nuevo enfoque pedagógico, que nos permita que en todas las escuelas, hay muchas escuelas que ya lo hacen, y que están en camino de implantarlo, pero aquí estamos hablando de estas 260 mil escuelas, para 34 millones de alumnos.

Que todas las escuelas tengan un cambio en el enfoque pedagógico, que cada vez esté menos sustentado en la simple memorización y que pasemos a que los niños aprendan a aprender.

¿Qué significa esto? Que los niños y las niñas aprendan a discernir, aprendan a razonar, aprendan a generar hipótesis, aprendan a diferenciar lo que importa de lo que no importa.

Es decir que adquieran las herramientas para seguir aprendiendo a lo largo de la vida, porque hoy los estamos formando para un mundo en donde el cambio tecnológico es tan rápido y por lo tanto el impacto que tiene en los sistemas económicos también genera una gran rapidez, pero nos estamos preparando para empleos que hoy todavía no conocemos.

Y por eso simplemente memorizar ya no es suficiente, no es que no sea importante es que ya no es suficiente. Hoy los niños necesitan aprender a aprender para que aprendan a lo largo de la vida. Junto con ello, estamos, una de las grandes innovaciones de este modelo es incluir en el currículo las habilidades socioemocionales.

¿Qué es esto? Son un conjunto de habilidades para los niños y las niñas aprendan a conocerse a sí mismos, aprendan a trabajar en equipo, aprendan a estar seguros de sí mismos, aprendan hablar en público.

Habilidades que antes se pensaban que se nacía con ellas o no, y que hoy sabemos que se pueden aprender cómo se aprende matemáticas o se aprende el español y que son clave. Habilidades clave para tener éxito en la vida para tener una mejor convivencia y para ser más felices. Otro de los puntos centrales es el inglés y parte de un principio que tenemos que reconocer.

Hoy el idioma que se habla en todo el mundo es el inglés, el idioma de los negocios es el inglés, es el idioma de las ciencias, el idioma en muchos aspectos de la cultura universal está también expresado en inglés.

Si México quiere ser exitoso en el siglo XXI y queremos que nuestros niños y niñas cumplan con sus sueños necesitamos ser un país bilingüe o trilingüe para quienes tienen una lengua materna distinta al español tienen alguna lengua indígena es fundamental.

Y en eso México se ha quedado muy atrasado, pero por eso el planteamiento del modelo que es un planteamiento realista, pero ambicioso al mismo tiempo es que en 20 años todo el sistema de educación pública de nuestro país sea bilingüe.

Y vamos a empezar por las escuelas normales, quienes van a formar a los futuros maestros, que sean las primeras que se convierten en escuelas bilingües. Y ese va ser el primer paso.

Sé que suena ambicioso y a veces me dicen que 20 años suena mucho. Esa es la realidad decir que lo podemos hacer en menos sería mentir, pero al mismo tiempo 20 años no son tantos.

El año dos mil que no parece tan lejano de esa fecha. Otra de las innovaciones es mayor autonomía curricular. No únicamente que todo el currículum se haga nacional como se hacía anteriormente.

Esto va ser ahora el 80 por ciento de las materias y vamos a permitir que el 20 por ciento restante, bajo ciertos parámetros, cada escuela decida qué es lo que va hacer con el 20 por ciento restante. Si quiere enfocarse en arte, en ciencia, en fin bajo un conjunto de parámetros.

Ahora para lograr este cambio se necesitan hacer muchos otros cambios. Necesitamos en primer lugar poner a la escuela en el centro del sistema educativo. Es la escuela en donde están las maestras y los maestros, es donde están los alumnos y donde sucede el proceso educativo.

Y por eso también se necesita una mejor organización de las escuelas. Menos burocracia para las maestras y maestros que sabemos que tienen una exagerada carga burocrática que no les permite trabajar como deben.

Necesitamos mayor autonomía de gestión para las propias escuelas. Necesitamos que todas las escuelas cuenten con las plantillas completas. Qué significa esto, que tengan una plantilla idónea con un director, con sus subdirectores, con un maestro por grupo. Sabemos que esa es una gran necesidad que ahí está presente y que muchas escuelas siguen sin tenerlo y que tenemos que trabajar para ello.

Que se requiere de una mejor infraestructura. Las escuelas han estado en un gran abandono. Fíjense, antes de la reforma Educativa era tal el rezago que teníamos que ni siquiera sabíamos cuántos maestros y cuantas escuelas había con exactitud en todo nuestro país. Mucho menos se podía mapear para saber cuáles eran las necesidades de infraestructura para atenderlas, hoy ya lo tenemos y por eso hay un programa que se llama Escuelas al CIEN que en todo el país está invirtiendo 50 mil millones de pesos adicionales para poder arreglar 33 mil escuelas.

Vamos a necesitar todavía más, pero es el gran esfuerzo que se está haciendo para poder mejorar las escuelas y tenerlas en condiciones de dignidad. Porque necesitamos hacer esa transformación en la escuela, para que se puedan convertir en verdaderas comunidades de aprendizaje.

Necesitamos también, que es el tercer eje, apoyar la carrera y la profesionalización de las maestras y de los maestros. Ahorita el señor director Miguel nos estaba compartiendo su experiencia, él concursó, ganó una plaza, y por eso es hoy el director. Eso es lo que queremos que vaya pasando con la carrera del maestro. Que sea una carrera ganada por su mérito y por su esfuerzo, y no por influyentismo, o por palancas, o que no se tenga que esperar para obtener una plaza de director o tener una plaza de maestro, al favor de las burocracias, o el favor, a veces, en los sindicatos.

Que el maestro se gane su carrera por sí mismo, eso es lo que queremos, lo que empujamos, que pueda crear una carrera profesional a partir exclusivamente del mérito. Pero, para eso, y de eso estamos muy conscientes, tenemos que apoyar a las maestras y a los maestros, necesitan formación continua de calidad, útil, que aterrice en el aula.

Yo he estado recorriendo prácticamente todo el país, y he estado yendo a las escuelas de los estados que visito. No hay una sola escuela en la que no me hayan dicho que muchas veces la capacitación que se ofrece a los maestros no es la más útil, la más pertinente. Muchas veces no aterriza en las necesidades del aula para cambiar las necesidades pedagógicas. Aquí se plantea una nueva formación continua que ayude y que sea realmente útil para los maestros.

Finalmente, el cuarto eje, la equidad y la inclusión. Lo decía hace un momento, la educación tiene que ser la palanca para romper con la desigualdad en el país, y eso ya no estaba sucediendo como queríamos. Parte del Modelo Educativo es enfrentar y romper todos los nudos de desigualdad que tenemos. Repartir mejor las becas a quienes realmente las necesitan.

Impulsar la educación indígena, impulsar la educación inclusiva, en la que los niños que tienen laguna discapacidad puedan aprender junto con los niños que no la tienen, y en escuelas verdaderamente inclusivas.

Esa es la visión de este Nuevo Modelo Educativo. Cambiar el paradigma pedagógico para que los niños aprendan a aprender; escuelas que sean verdaderas comunidades de aprendizaje; maestros que puedan avanzar a partir del mérito y del apoyo para su profesionalización; y romper con la desigualdad en el sistema educativo.

Es un plan, mucha gente me lo ha dicho, es un plan muy ambicioso, que pareciera para otro país, que estas cosas no son para México, y la respuesta es que por supuesto es un plan para México. Claro que es ambicioso, sin lugar a dudas, pero eso es lo que necesitamos, tener altura de miras, ver hacia adelante, planear en el largo plazo, y estar convencidos de que la mejor política económica, y la mejor política social que pueda tener nuestro país, es una buena política educativa.

Y que la unidad nacional se da en la escuela. Una unidad nacional con sentido, con visión de progreso y que la única manera de que México pueda triunfar, competir, y ganar contra quien sea, es con una buena educación. Y que hoy cuando vemos a países con una gran admiración como Japón, Singapur o Corea del Sur, y justamente se dice estos proyectos son para países como éstos, la respuesta es que ellos hace muchos años también tenían muchos rezagos, pero tuvieron la visión y el valor de tener un plan educativo de largo plazo, ambicioso, y después de las décadas llegaron a donde están.

El éxito de Corea del Sur, el éxito de Singapur, es porque tienen una buena educación, porque cambiaron su modelo educativo y tuvieron una gran disciplina para implementarlo a lo largo del tiempo, y tuvieron la visión –sin complejos—de hacerse el planteamiento y tener grandes metas. Y eso es lo que aquí estamos buscando.

Estamos convencidos que si somos ambiciosos, que si seguimos este plan, México va a ser un gran país, y un gran país que va a triunfar en el siglo XXI. Muchas gracias. Gracias señor gobernador por la invitación y gracias por permitirme compartir con ustedes estas palabras. Muchas gracias.

gob.mx/sep

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here