Muy buenas tardes y muchas gracias.

Les doy la bienvenida a todas las expertas, mayoritariamente mujeres, cosa que me da muchísimo gusto que están participando en este gran esfuerzo por las niñas, los niños y por el país, por la República.

Déjenme saludar también, que me da mucho gusto que nos acompañen y ahorita explicaré con mayor detalle por qué, al doctor Urrutia que preside la Academia Mexicana de las Ciencias; también al doctor Felipe Garrido de la Academia Mexicana de la Lengua, a quien le pido que transmita un saludo al doctor Labastida que sé que no nos pudo acompañar, está en un evento en su tierra muy importante que tenía programado desde hace mucho tiempo, pero le agradezco mucho al doctor Garrido que esté aquí con nosotros.

Y por supuesto también al doctor Mazín, de la Academia Mexicana de Historia, muchas gracias doctor por acompañarnos el día de hoy. Saludo también con mucho gusto a quienes están hoy en representación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a la profesora Silvia Luna, a la profesora Josefina González, al doctor Alfaro, muchas gracias por acompañarnos y estar aquí con nosotros.

Y por supuesto a todas y a todos ustedes.

Yo quisiera poder enfatizar alguno de los puntos que ya se han dado a conocer, que ya ha explicado Javier en su introducción, pero que para mí son muy importantes del trabajo de estas comisiones para la elaboración de estos nuevos libros de texto.

En primer lugar, recordar que esto ha sido un proceso y que la construcción de estos libros no se da en el vacío de la nada, sino que esto es parte de un proceso amplio, de un profundo cambio educativo en nuestro país.

Y un proceso en donde, además, ha habido una participación muy amplia de diversos sectores de nuestro país, de expertos, de maestras, de maestros, de diversos ámbitos de la sociedad. Es decir, un proceso en donde no ha sido exclusivamente el punto de vista de la Secretaría de Educación Pública.

Este es un proceso que inició con las consultas y el debate sobre el Nuevo Modelo Educativo, que tuvo dos fases: primero una consulta amplia y abierta a partir de la cual hicimos un primer documento; que después ese documento de puso a debate en diversas mesas y foros, 15 foros nacionales, cerca de 200 foros estatales, consultas abiertas en la página de internet y que finalmente dio como resultado el documento final del Nuevo Modelo Educativo.

Un proceso en el que además tuvimos el acompañamiento del Centro de Investigación y Docencia Económica, estructurando las diversas opiniones, más de 300 mil comentarios que se dieron en la última fase consulta y debate sobre el Nuevo Modelo Educativo. En el cual nos hicieron 30 grandes recomendaciones para mejorar el documento que inicialmente habíamos presentado y con la cual construimos el documento final.

Y a partir de ese Nuevo Modelo Educativo que como modelo plantea los grandes cambios de organización nuestro sistema educativo, estructurados a partir de cinco ejes: el cambio pedagógico, las transformaciones de las escuelas en su organización, el camino para la profesionalización de las maestras y de los maestros, la equidad y la inclusión como una parte central del trabajo educativo y la nueva gobernanza.

A partir de esos ejes, hemos empezado a trabajar ya en los proyectos específicos que, poco a poco, le van a dar o pueden llevar a la práctica este Nuevo Modelo Educativo.

Y uno de ellos fue precisamente el que presentamos el jueves pasado, que son los nuevos planes y programas de estudio acorde con las nuevas orientaciones pedagógicas del Nuevo Modelo Educativo. Que hemos resumido en esto que se ha convertido en una marca muy fuerte del Nuevo Modelo Educativo y es que los niños aprendan a aprender.

Que podamos transitar de un modelo que tenía una carga muy grande sobre la memorización, que obviamente es algo que sigue siendo importante, pero que más allá de ello podamos entrar a un proceso de conocimiento mucho más profundo en donde los niños aprendan a aprender, aprendan a razonar, aprendan a discernir, en fin todo lo que ya han dicho las expertas que me han antecedido en el uso de la palabra para el caso concreto de los libros.

Y a partir de esas orientaciones, se elaboraron los nuevos planes y programas que presentamos el jueves. Planes y programas que tampoco fueron exclusivamente de la opinión unilateral de la Secretaría de Educación Pública. Claro que como autoridad educativa nos toca organizar ese trabajo, nos toca tener una opinión, tenemos expertos en la Secretaría de Educación Pública, pero convocamos a casi 90 expertas y expertos de diversos ámbitos para la construcción de esos nuevos planes y programas de estudio.

Muchas de quienes participaron en la construcción de esos planes y programas de estudio, hoy se suman a estas comisiones que van a elaborar los nuevos libros de texto, pero fue una construcción colectiva la de esos planes y programas.

Una construcción colectiva con expertos en pedagogía, con expertos en diversas disciplinas, con maestros frente a grupo, en fin con un abanico muy amplio que permitió hacer un gran trabajo colectivo.

El mayor talento que tiene este país en temas educativos tuvieron la disposición de trabajar a favor, como les decía hace un momento, de los niños, del país y de la República, para construir esos nuevos planes y programas de estudio.

Y hoy, como un siguiente paso, de esos planes y programas de estudio, ésta la construcción de los nuevos libros de texto. Esos nuevos planes y programas de estudio que tienen cambios muy importantes que ya no los repetiré. Los hemos explicado mucho y los dimos a conocer el jueves pasado, pero tienen también que traducirse en nuevos materiales tanto para las niñas y los niños como para los maestros.

Y eso es lo que hoy estamos presentando. Y hoy también me da mucho gusto que puedan presentar aquí un grupo mayoritariamente de mexicanas, del más alto nivel con la mayor experiencia.

Expertas, ellas mismas se han presentado en Pedagogía, en diversos temas relacionados con los ámbitos de los libros en fin. Ellas ya se presentaron pero una vez más, el gran talento que tiene este país ahora para hacer, escribir y revisar los nuevos libros de texto que acompañarán los planes y programas, y que serán también parte central de este Nuevo Modelo Educativo.

Así es que yo les quiero agradecer, felicitar y reconocer ampliamente la disposición que están teniendo para trabajar a favor de los niños y a favor de México. De verdad muchas felicidades. Todo mi reconocimiento. Desde aquí yo les quiero brindar un aplauso por su esfuerzo, su trabajo, su entusiasmo y su dedicación.

Dicho esto y después de haber recordado este proceso y hacer un énfasis –porque siempre lo haré en la calidad de las personas que siempre están trabajando por este proyecto por el país–, quiero hacer énfasis en algunas otras cosas. La primera, ¿Qué es una obviedad? Pero hay veces que las cosas obvias hay que repetirlas muchas veces porque además siempre hay dudas, hay rumores y hay algo que desde ahorita quiero volver aclarar de manera categórica.

Los libros de texto gratuito, como lo dice su nombre, seguirán siendo total y absolutamente gratuitos. Estos nuevos libros de texto que se van a construir con estas expertas y expertos de nuestro país, seguirán siendo como lo han sido desde 1960 que empezó esta política con Jaime Torres Bodet y con el presidente Adolfo López Mateos, son y seguirán siendo gratuitos.

Y quiero ser muy explícito y contundente en ello, y decía, lo obvio a veces hay que repetirlo y hay que repetirlo hasta el cansancio porque además siempre, y además ahora con las redes sociales, es muy fácil que los padres y las madres de familia se confundan, que haya mensajes porque los ha habido en ese sentido y por eso quiero empezar con ese punto y ser muy categórico.

Lo segundo que quisiera destacar y que ya se mencionó, pero que es muy importante porque es un cambio en toda la lógica de los libros que se van estar construyendo bajo estos nuevos planes y programas de estudio y bajo este Nuevo Modelo Educativo, es la cantidad de libros a la que van a tener acceso las niñas y los niños desde el preescolar.

A lo largo de los tres años del preescolar, las niñas y los niños van a poder interactuar con 120 títulos digitales distintos; 30 en el primer año, 40 en el segundo y 50 en el tercero. Y esto es parte de un proceso que está o que tiene un continuo con primero y segundo de primaria, bajo una nueva concepción que está en los planes y programas para la alfabetización inicial de las niñas y de los niños; es decir, la manera en la que aprenden a leer y a escribir.

Y en donde los materiales y que los niños desde de preescolar aunque no sepan leer y escribir puedan tener un contacto directo con libros, puedan tener la experiencia de que las maestras y los maestros les puedan leer. Que ellos puedan dictar para que las maestras y los maestros puedan escribir y ellos puedan tener ese contacto directo con esa experiencia que va a ser clave para que después durante el primero de primaria, y el segundo de primaria, puedan tener una comprensión profunda del idioma.

Como lo decía el día que presentamos los planes y programas, no nada más memorizar sílabas o poder decodificar algunas sílabas y palabras sino que tengan una compresión profunda de lo que están leyendo. Y después puedan expresarlo de manera completa, sofisticada, con un vocabulario amplio a la hora de escribir y a la hora de hablar también.

Lo tercero que quiero enfatizar es que estamos recuperando el Libro del Maestro. Algo que se perdió en momentos pasados y que nos parece fundamental porque es un apoyo a las maestras y a los maestros clave, particularmente cuando se está proponiendo un cambio tan radical en la forma de enseñar.

Y que el acompañamiento que van a dar estos libros al maestro y a la maestra para poder planear y hacer sus clases y darle un acompañamiento a los libros que tendrán los niños y las niñas, me parece que es algo muy importante.

Es algo que además en los recorridos que cada semana hago en las escuelas del país, es parte de lo que he escuchado como algo que las maestras y los maestros querían que se pudiera recuperar. Así es que me da mucho gusto que se puedan recuperar estos libros, los cuales también serán gratuitos y serán repartidos por la Conaliteg.

El cuarto tema en el que quisiera hacer énfasis, tiene que ver con que también estamos renovando y esto es muy importante señalarlo los libros de telesecundaria, como también ya lo explicó el subsecretario Treviño. Por supuesto, todos los materiales y los libros de educación indígena en un proyecto muy ambicioso, en donde ya llevamos, o sea, incrementado el número de libros que se tienen en diversas lenguas.

Estamos actualmente ya cerca de abarcar el 60 por ciento de las lenguas del país pero queremos llegar a más. Y aquí se hará un gran trabajo en consonancia con todo esto que estamos haciendo, con una misión muy clara de la cual el jueves hablaremos más amplio cuando presente la Estrategia de Equidad e Inclusión, pero con una visión de que tenemos que construir una educación multicultural en nuestro país.

Y que el derecho que tienen los pueblos indígenas de tener el español como una segunda lengua y, como un objetivo de largo plazo, también el inglés como una tercer lengua y una segunda lengua para quienes tengan como lengua materna sólo el español, es parte de la construcción que queremos hacer y se va a reflejar también en los libros que estaremos haciendo.

De igual manera, los libros y los materiales para las niñas y los niños que tienen alguna discapacidad, de manera particular, los libros en sistema Braille en formato macrotipo y, por supuesto, también en lengua del sistema mexicano.

Finalmente, decir que también habrá materiales y recursos que estarán digitalmente, aprovechando la plataforma de @prende 2.0,estamos integrando, como debe de ser en el momento que hoy vivimos del cambio tecnológico y de las posibilidades que nos dan las redes sociales, el incluir diversos materiales en la red que puedan ser de utilidad para las maestras, los maestros y, por supuesto, a los alumnos a partir de la plataforma que ya tenemos, que anunciamos hace ya varios meses de @prende 2.0 que será complementaria a estos libros de texto.

Y, por último, quiero destacar el trabajo de acompañamiento que harán a estas expertas tres academias de gran prestigio de nuestro país. En primer lugar, y lo quiero hacer con un gran agradecimiento, porque van a hacer un trabajo muy importante, en donde van a dedicar un gran esfuerzo, es la Academia Mexicana de la Lengua.

La Academia Mexicana de la Lengua, de manera muy concreta, va a aportar el extraordinario conocimiento de sus miembros para tres cosas muy importantes: el primero, nos van a ayudar a preparar todas las guías de estilo para escribir los diversos libros que estarán aquí; segundo, ellos harán una revisión de todos los libros antes de su publicación para que el uso del lenguaje esté acorde y avalado por la propia Academia Mexicana de la Lengua y, además, están participando y ellos harán una antología de literatura para primaria en donde estarán seleccionando diversos textos a partir de los criterios de los expertos de la Academia Mexicana de la Lengua, de los cuales tendremos que acercar a los niños y a las niñas durante la primaria.

Quiero agradecer muchísimo doctor Garrido, a usted, al doctor Labastida y a todos los miembros de la Academia Mexicana de la Lengua por este trabajo a favor de los niños, a favor de la República; el gran esfuerzo que harán para revisar que todo lo que ahí esté escrito, esté escrito con propiedad, con calidad y avalado por la Academia Mexicana de la Lengua. Muchas gracias por ese apoyo y todo nuestro reconocimiento.

De igual manera quiero agradecer a la Academia Mexicana de la Ciencia, al doctor Urrutia, por todo el apoyo que nos han dado y acompañamiento en diversos proyectos, desde los apoyos que nos han dado con conferencias en las escuelas normales del país, lo que ha sido una experiencia muy grata, yo he tenido la oportunidad de acompañarlo personalmente a alguna de sus conferencias, una en particular con normalistas del Estado de México sobre el sistema solar, que impartió el doctor Urrutia, y acabamos de compartir en Alemania una grata experiencia con jóvenes científicos mexicanos y premios Nobel de diversas nacionalidades.

También nuestro agradecimiento porque la Academia Mexicana de la Ciencia ha ofrecido ayudarnos a poder revisar, acompañar y retroalimentar los trabajos que tengan que ver con los materiales científicos, así es que muchas gracias doctor y a través suyo le pido que a todos los miembros de la Academia Mexicana de las Ciencias les de mi agradecimiento por éste acompañamiento y éste apoyo que nos están dando.

Y al doctor Mazín, agradecerle mucho la participación de la Academia Mexicana de Historia, quien hará lo propio en un acompañamiento y retroalimentación para los libros de historia, estoy muy agradecido, también transmítale por favor al doctor Andrés Lira todo nuestro agradecimiento y a todos los miembros de la Academia Mexicana de Historia.

Por cierto, tanto con los miembros de la Academia Mexicana de la Lengua; de la Ciencia, y de Historia, tuve reuniones recientemente en donde pudimos analizar con ellos, a mucho detalle, los planes y programas, platicar con ellos de este proyecto de los nuevos libros; en fin, así es que agradecer y reiterar como es que estas academias que tienen en ellas a mucho del mayor talento que tiene nuestro país en diversos ámbitos, se suman al talento de quienes van a estar trabajando en estas comisiones para poner lo mejor que tiene México, que es mucho y es un gran talento al servicio de los niños y de la República, así es que muchas gracias, muchas felicidades y gracias doctor Mazín.

Ya me extendí mucho, pero simplemente quiero concluir porque me parece importante como alguien a quien le gusta mucho la historia recordar algunos momentos importantes cuando estamos arrancando otros momentos importantes, siempre ayuda.

Quiero recordar una frase muy simple, pero creo que muy profunda, de don Jaime Torres Bodet, y esto tiene mucho significado no sólo porque fue un proyecto de don Jaime Torres Bodet, la segunda vez que fue secretario de Educación con el presidente López Mateos, con la creación de los libros de texto, los primeros, y por supuesto la Conaliteg a partir de ello, y que los primeros iniciaron en 1960, entonces tiene mucho significado recordar a don Jaime Torres Bodet en este momento.

Y la cita que voy a recordar es de cuando instaló, en 1959, a las comisiones que en aquel entonces les llamaron: Para resolver los problemas de la educación primaria. Eran las comisiones de lo que después se conoció como las comisiones de los 11 años, y que fue el primer esfuerzo sistemático de planeación en la historia educativa moderna, por lo menos de nuestro país, en donde se incorporaron diversos esfuerzos desde una participación muy importante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación a quienes también agradezco y reitero el también agradecimiento en su cooperación y acompañamiento en todo este proceso y de diversos expertos de aquel momento en nuestro país y que tuvo buenos frutos, finalmente, gracias a esos esfuerzos de la comisión para el plan de los 11 años se pudo tener una ruta para universalizar la cobertura de educación primaria en nuestro país.

En aquel momento, al instalar don Jaime Torres Bodet les dijo lo siguiente a esas comisiones y que hoy leo frente a estas comisiones que estarán trabajando los libros de texto y materiales, y cito: “La alta responsabilidad que asumen los mexicanos que integran esta comisión, representa la contribución del México de hoy a los ideales que proclamaron sus más ilustres pensadores, esta será la mejor manera de colaborar al progreso de la República”.

Muchas gracias y muchas felicidades a todos ustedes.

GOB.MX/SEP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here