La Universidad de Guadalajara (UdeG) apeló la sanción impuesta por la Secretaría de la Función Pública, la cual la inhabilita para participar en contratos de adquisición y arrendamientos relacionados a obra pública y cualquier otro servicio, tras haber incurrido en falta administrativa en un proyecto de una unidad de medicina familiar.

“Al momento la Universidad de Guadalajara elabora la solicitud de proceso de revisión al que tiene derecho ante la Secretaría de la Función Pública para reconsiderar la sanción”, informó el rector Tonatiuh Bravo Padilla.

A pesar de que la sanción es por un año, aclaró que los contratos vigentes no se pueden afectar, porque no es una sanción con efectos retroactivos, “esto afectaría los contratos que se suscribieran para el futuro. Vamos a agotar los recursos de revisión que tenemos con la propia Secretaría de la Función Pública”.

Aseguró que no hay algún daño y el proyecto fue entregado de manera satisfactoria y se tiene el alta de finiquito como prueba documental de que el proyecto tuvo la calidad
“Sé que no es un procedimiento que pueda demorar mucho tiempo, pero nosotros esperamos que sea lo más pronto posible, con el propósito de dejar en claro la conducta de la institución”.

EL INFORMADOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here