El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, señaló que de haberse mantenido el subsidio a las gasolinas, se estaría anunciado el cierre de escuelas; se quitarían becas a niños y jóvenes, y disminuirían los programas de planteles de tiempo completo y de rehabilitación de inmuebles escolares.

Nuño Mayer resaltó que con la liberalización del precio de las gasolinas no se quitarán recursos a la educación, y se mantiene el presupuesto de más de 10 mil millones de pesos para 25 mil escuelas de tiempo completo, y se destinarán 50 mil millones de pesos para arreglar 33 mil planteles en todo el país, con Escuelas al CIEN.

El Presidente Enrique Peña Nieto indicó en un mensaje a la nación el pasado jueves que sostener el precio artificial de la gasolina en 2017, como el que se tenía en diciembre, habría significado un gasto adicional de más de 200 mil MDP.

Al respecto, el titular de la SEP dijo que se entiende el malestar por esa medida, pero aseguró que es una decisión correcta porque corrige una mala política económica que durante muchos años afectó de manera directa a la educación de México.

Explicó que se utilizaban los recursos públicos para bajar de manera artificial el precio de la gasolina, y aseveró que de no haberse liberalizado los precios “estaríamos en una situación inaceptable para la educación del país”.

Aurelio Nuño afirmó que el presupuesto educativo no está en riesgo; apuntó que ya se aplicaron recortes, sin afectar los programas de educación, y abundó que ya no se van a tomar más recursos de la educación para subsidiar la gasolina, lo cual, en el futuro, le va a dar muchas ganancias al sistema educativo.

Indicó que prácticamente ningún país del mundo subsidia la gasolina, y ésta fija su precio dependiendo del mercado; si bajaran los precios del petróleo, bajaría el precio de la gasolina, comentó.

“Aquí va a suceder como sucede en Estados Unidos, que, entre otras cosas, durante muchísimos años hubo la demanda de por qué no éramos como en Estados Unidos, en donde había muchas marcas de gasolina que competían entre ellas; que cada una fijaba el precio, dependiendo de cómo estaba el mercado, y que aquí lo teníamos regulado, que no podía haber competencia entre gasolineras, y ahora hoy la vamos a tener”, comentó.

Ya mucha gente lo puede empezar a ver, ya no únicamente están las gasolineras de Pemex, sino cada vez empieza a haber más marcas, y con esta liberalización va a haber una libre competencia en los precios, y conforme se consolide esta competencia, seguramente va a haber precios a la baja y fijados por el mercado, abundó.

informador.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here